El taller

Cortometrajes

Durante este trimestre Los Leones y Los Cocodrilos han estado trabajando en la creación y realización de un cortometraje. Ha sido un proceso en el que han tenido que esforzarse mucho debido a la cantidad de tareas que tenían que desempeñar (lluvia de ideas, elección de la temática, desarrollo de la historia y el guión, selección de personajes, vestuarios, decorados, localización de la historia, ensayos…)

Lo más bonito de este proyecto ha sido ver la satisfacción con la que día a día han ido avanzando, y el orgullo personal al ver que tanto esfuerzo vale la pena.

¡Enhorabuena chicos y chicas!

Péndulo 2

 

Hoy hemos hecho una segunda sesión con el péndulo. La primera fue con la clase de Los elefantes, el resultado fue muy bonito, pero no conseguimos hacer que la botella girara boca abajo e hiciera círculos de color en el papel…

Esta segunda sesión ha sido con la clase de Los Cocodrilos.

Le pedimos a Juani que nos fabricara un péndulo de mayor tamaño y esta vez, después de explicarles cómo el artista Tom Shanon pintó con un péndulo inventado por él, les propuse el reto de conseguir crear un invento que les permitiera pintar como el artista. Fueron los niños los que poco a poco, fueron desarrollando el proceso creativo, utilizando los escasos materiales que les dejé, hasta que consiguieron pintar con el péndulo.

Otra vez el resultado no es tal cuál esperábamos, pero lo impresionante no es el resultado final, sino cómo los niños fueron capaces de poner en común sus ideas, cómo las llevaban a la práctica y sobre todo la felicidad de conseguir superar el reto que les había propuesto.

¡¡Bravo Cocodrilos!!

El tobogán de las pelotas pintoras

Hoy en el taller, con la clase de Los Monitos, hemos estado observando qué ocurre al dejar rodar por una rampa una pelota o bola llena de pintura. ¡¡¡¡El resultado es precioso!!!!¡¡¡¡y ellos se lo han pasado genial!!!

Con esta actividad, tan sencilla y divertida, aprendemos un poco de física (al ver como cualquier objeto redondo rueda en una rampa), matemáticas (en la elección de bolas grandes-pequeñas), los colores… y además desarrollamos el lenguaje, el trabajo en equipo, la colaboración entre compañeros, la toma de decisiones, y la expresión a través del lenguaje plástico.

¡Qué divertido que es aprender en el taller!

PINTAR CON CERAS DE COCHES

Los elefantes y los Monitos experimentan el pintar con ceras de colores, pero no con las ceras habituales, sino con unas en forma de coche y otras, que están unidas de tres en tres formando un arco iris de colores al dibujar en el papel. Está claro que los coches de ceras les llaman mucho la atención, ya que al principio juegan con ellos dándole la utilidad de coches de carreras, pero al apretarlos sobre el folio y ver las marcas que dejan, comienzan a dibujar. Esto les hace mucha gracia.

ESTAMPAR CON DIFERENTES FIGURAS

Realizamos la tarea de estampar con los elefantes y los tigres. Usamos los colores azul y rojo, y diferentes tipos de figuras. Los niños de la clase de los elefantes comienzan algo tímidos la tarea, pero se van animando y lo hacen solitos. A los tigres no hace falta explicarles nada, ell@s sol@s van creando sus auténticas obras de arte.

BOLAS DE GEL

EXPERIMENTACIÓN: Utilizamos bolas de gel de las que se ponen en macetas o cualquier otro lugar para decorar. Son bolas que al echarlas en el agua tienen un proceso de crecimiento muy curioso. Las bolas pequeñas tardan unos 45 minutos en adoptar su tamaño natural, pasan de tener 4 mm de tamaño a unos centímetros. Y las bolas grandes tardan casi 24 horas en llegar a su tamaño adecuado. L@s niñ@s de infantil van viendo dicho proceso de crecimiento, tanto visualmente como al tacto, ya que a medida que van creciendo su forma va cambiando. Comienzan con muchas bolitas, como si tuviesen chichones, hasta ser una bola redonda y compacta, cuando por fin acaba el proceso de crecimiento. L@s niñ@s se divierten creando figuras o simplemente jugando y tocándolas, ya que el tacto es muy suave y son resbaladizas. También rompemos algunas para que vean el material, ya que parecen gelatina.

El Taller - Workshop

Los niños y niñas de 1 y 2 años, experimentan pintando con bastoncillos a modo de pinceles. Son unos pequeños grandes artistas.

 

            Los niños/as de la clase de los tigres (3 años). Se divierten y aprenden en la pizarra mágica la mezcla de colores.

Hugo les explica a sus compañeros cómo hacerlo, y les muestra el resultado que obtiene mezclando unos colores con otros.

 

    Cada grupo se encarga de hacer sus propias decoraciones para su rincón de trabajo.

 

    La clase de los Tigres trabaja el punto. Lo realizan con diferentes tipos de material, y tamaño de puntos. El resultado final es muy bonito, y además conocen el punto, que a su vez también es un círculo.

Pintando con botas de papel de burbujas

El sonido que se produce al saltar con botas hechas de papel de burbujas que han sido pintadas de distintos colores podría definirse como pequeños estallidos y risas. El resultado es un precioso cuadro multicolor, lleno de circulitos que plasman la vivencia y la experiencia de poder expresarse dando saltos de alegría que dejan huellas de color.

Nuestro segundo mandala

Experimentar, tocar, sentir, pensar, construir… ¡y sobre todo disfrutar! Todos los niños y niñas que pasan por el taller durante la semana dejan su huella, constancia de lo que han hecho, llenando de sí mismos cualquier material con el que hayan trabajado, ya que cada uno de ellos es único, cada cosa que hacen lo es también.

Desde finales de los años 60, en las escuelas municipales infantiles de Reggio Emilia, cada niño tiene la oportunidad de acudir a un espacio llamado “Atelier” que en español sería “Taller”, allí hay un profesor que cuenta con formación artística además de pedagógica, el atelierista, o tallerista.

El atelier se convierte en un espacio de investigación, invención y empatía, expresada a través de “los 100 lenguajes expresivos del niño”. Se invita a la reflexión crítica, a experimentar, conocer e investigar a través del juego creativo y del arte.

Es lugar donde tienen cabida las proyecciones artísticas y creativas de los niños: aquí tienen que pensar en cómo transformar el espacio, un objeto, ser independientes y autónomos para elegir un color, o un material, tener un capacidad para hacer críticas y recibirlas, investigar , probar, equivocarse…

Es un espacio dónde no sólo desarrollan sus capacidades, también ellos pueden enseñar lo que hacen.

Decía Malaguzzi que hay que saber escuchar los 100 lenguajes expresivos del niño, y esta es una oportunidad más de hacerlo, de conocerles mejor, cuáles son sus gustos, sus intereses, sus preferencias…Así, en coordinación constante con el resto del equipo de infantil enriquecemos la observación y el conocimiento de cada niño como individuo y de esta manera podremos ayudarle en aquello que más necesite, desarrollar sus capacidades, a gestionar sus emociones , etc.

En el taller no se le dice al niño lo que tiene que hacer, ni los materiales que ha de elegir. Todos los materiales están a su disposición, y a partir de ese momento es su imaginación y su capacidad creativa la que hacen el resto. El tallerista guía y ayuda, cuando lo necesitan, a utilizar los materiales, pensar cuál será la mejor manera para realizar el proyecto que ha decidido hacer, a buscar inspiración, a experimentar con nuevas técnicas, etc.

Se trabaja y se desarrolla la metacognición: Primero se les invita a pensar, ¿qué quiero hacer?¿cómo quiero hacerlo?¿qué materiales voy a utilizar?. Después viene el “hacer”

Sus decisiones son importantes, aprenden a decidir qué quieren hacer y a llevarlo a cabo.

Cuando entran al taller hay algo que cambia, es otra energía, sin tanto bullicio, todo es más tranquilo y cuando deciden lo que van a hacer el tiempo pasa volando y toda la concentración se fija en un único objetivo, que es realizar la actividad que han decidido hacer.